Los 3 imprescincibles para el correcto embalaje

A la hora de preparar un paquete, es muy importante tener en cuenta qué es lo que se va a embalar para no pasarse o quedarse corto con el material que vayamos a utilizar. Aparte de que un mal embalaje puede poner en peligro el producto que enviemos, es innecesario un exceso de material. ¿Lo importante? Hacerlo con cabeza y hacerlo bien.

Desde Noberplast, te animamos en nuestro post anterior, a personalizar tu producto, tus bolsas y en general a cuidar el packaging de todo lo que salga de tu empresa, para que tengas una buena imagen acorde a lo que eres.  Así que no olvides cuidar todos los detalles.

El embalaje es uno de ellos.

Debes tener en cuenta que el producto que envíes va a sufrir ciertos riesgos como caídas, manipulaciones o rechazo por parte del cliente, por lo que es vital que el embalaje sea el adecuado y así pueda soportar los diferentes viajes y manipulaciones.

Los tres imprescindibles: La caja, el papel que envuelve y la cinta adhesiva.

Hay dos tipos de embalajes: Externo e interno.

Importante que sea rígida y con el espacio suficiente para el material a embalar.

1) La caja. En cuanto al embalaje externo debes usar las cajas adecuadas. Que sea rígida y con el espacio suficiente para el material que quieras embalar, pero no tan grande como para que “baile” el producto dentro. Los huecos vacíos son los que se suelen dañar, por eso es bueno rellenarlos con papel.

¡Recuerda indicar si es un producto FRÁGIL o DELICADO, fuera de la caja!

2) El papel. En el embalaje interior es donde entra el juego el tipo de papel. Nosotros apostamos por el papel en resma color crema/kraft. Nos parece muy interesante por su dureza y porque nos sirve igual para envolver el producto (al menos con 5 cm de papel), que para  evitar esos huecos vacíos arrugándolo y que la caja pierda su forma llegando a dañar el producto.

Si el producto que queremos embalar no es tan delicado y queremos dar una imagen cuidada, podemos usar elpapel blanco de manila que viene también en resmas de 400 pliegos y es algo más ligero y transparente.

Otra opción es el papel burbuja como una excelente protección para amortiguar los golpes en los artículos ligeros sobre todo.

3) Cerrar y sellar adecuadamente.

Lo tercero a tener en cuenta  y que es igual de importante es el cierre y sellado del envío.

¡Importante!

Prueba a cerrar tu caja en forma de H. Dibuja una H con la cinta adhesiva en todas las aberturas posibles. No escatimes en cinta adhesiva y que sea reforzada y de calidad. No cualquiera vale. Con un ancho adecuado. La cinta debe tener menos de 50 mm de ancho. Si la caja tiene ranuras, es importante que cubras todas con cinta.

¡Cuidado con los bordes! Inserta en los bordes y exteriores de la caja un poco de cartón o plástico protector que distribuya la presión de manera uniforme y evite daños.

Puede que no quede muy estético, pero es la opción más segura de que la caja no llegue rota o abierta a su destino y aparte de “jugarte” la imagen de tu marca, te juegues también el producto enviado.

Sin Comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.